Sobre el blog

con la vista puesta en la pantalla, en lo que cuentan, en la manera de contarlo y en lo que puede significar, pero también en la realidad que nos rodea, porque todo relato audiovisual, por fantasioso que pueda ser, se refiere siempre directa o indirectamente al mundo en que vivimos.

Aquí tendrán cabida preferente las películas pequeñas, las rodadas a ras de tierra, las españolas, europeas y latinoamericanas; es decir, las que no copan el mercado amparadas en campañas publicitarias tan masivas e insistentes como engañosas. Aunque a veces haya que referirse a alguna de estas, para glosarlas si están bien o fustigarlas si se lo llevan crudo en taquilla a cambio de nada… o peor, de llenar la cabeza del espectador de ideas y emociones perversas.